¿alguna vez os ha pasado que una labor se os hizo eterna? pues hoy quiero compartir las primeras imágenes de una que a mí se me atravesó y que, llegue a pensar no terminaría.

Es una chaqueta larga, por encima de rodilla, hecha con dos hilos diferentes, alpaca mix color marrón y alpaca silk en beig claro, ambas de drops. Hecha a punto jersey derecho con elásticos 2x2 tanto en cuello como en bajos y, también en las cenefas.

Como todas las prendas que diseño, cuando la comencé tenía una idea clara en la cabeza de cómo quedaría y, también como todas, la seguridad de querer una prenda así. Entonces manos a la obra.

El problema fue que habiendo dejado ya los puntos del cuerpo en espera de las mangas y habiendo llegado ya con éstas a la altura de los codos, tuve que abandonar, me superó, no la veía así que metí todo en una bolsa y lo guardé en un armario. De vez en cuando me acordaba de aquella labor y me entraba cargo de conciencia, incluso llegué a quitarla de la bolsa en un par de ocasiones, pero era incapaz de retomarla.

 

Un día hará un par o tres de semanas, un amigo viéndola me dijo que era una pena, que era muy bonita y que no le quedaba nada para terminar, y me dí cuenta de que tenía razón. Aquel nada para terminar apenas fueron unas horas y ahora… ahora estoy encantada con ella, a punto de empezar el otoño es la prenda total para esta época del año.

A veces, cuando una labor se nos atraviesa, lo mejor es aparcarla una temporada, si todo va bien la habíamos elegido por algo y, antes o después tendremos el ánimo para retomarla con mas ganas, las necesarias para lograr terminarla. Si nos obligamos a no abandonarla eventualmente, seguro que la terminamos y la metemos en un armario o se la regalamos al primero que pase. Esto ya lo he hecho yo un par de veces.

 

El patrón de esta prenda no está listo… todavía, pero quería compartir esta experiencia que espero os pueda servir si os encontráis en una situación parecida.

Ser felices.

ana

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: